Plan de Mantenimiento de la batería (ilias)

BATERÍA
Cinco tareas de mantenimiento:
1. Revisa el estado de la batería con frecuencia.
Cuando la batería sufre un golpe o no está bien sujeta y se produce un exceso de vibración, pueden aparecer rajaduras en la caja. Circular con una batería rota representa un peligro ya que pueden producirse fugas de ácido sulfúrico. Por eso, es importante que cada cierto tiempo nos fijamos de que no existen roturas ni fugas en la batería, para lo cual bastará una simple inspección visual.
2. Examina los bornes.
Uno de los problemas más comunes de las baterías es que el contacto entre los bornes y los terminales de conexión de los cables se aflojan,por las vibraciones que se pueden producir durante la conducción.Otro enemigo habitual de los bornes es el óxido. Ambos problemas impiden que la corriente se transmita adecuadamente.Para evitarlo:
-Mantén los bornes limpios aplicando vaselina o algún aerosol especial.
-Asegúrate además de revisar periódicamente los tornillos, incluyendo el anclaje de la batería al bastidor, y si notas que se han aflojado, apriétalos.
3. Revisa el estado de carga.
 Los coches modernos tienen un testigo en el salpicadero que debe indicar cuándo la batería tiene algún problema. Sin embargo, en muchos casos la batería puede expirar sin que ese testigo se encienda,por lo que corres el riesgo de quedarte tirado.
Por eso, una de las tareas más importantes consiste en:
 -Revisar su estado de carga cada cierto tiempo. Una vez que hayas apagado el vehículo y todos los sistemas que consumen electricidad, usa un multímetro para medir la tensión de la batería. Considera que el voltaje nunca debe ser inferior a los 9 Volt.
4. Extrema las precauciones en invierno
 Las baterías sufren cuando hay una elevada humedad ambiental y la temperatura desciende por debajo de cero ya que en estas condiciones el coche consume más energía. 
 Para proteger la batería durante el invierno:
Sería conveniente dejar el coche aparcado en un garaje cerrado. Si no puedes, al menos deberías minimizar el uso de los elementos que consumen más electricidad cuando arranques el motor, como la radio y los asientos calefactables.
5. Desconéctala si no vas a usar el coche durante un tiempo.
 Si vas a pasar algunas semanas sin encender el coche, lo mejor es desconectar la batería, así no corres el riesgo de encontrarla descargada cuando llegue el momento de volver a usar el vehículo.

En el pasado, cambiar una batería era bastante sencillo pero hoy ya no es tan fácil ya que forma parte de un sistema eléctrico complejo y está integrada a una unidad de gestión de energía que se encarga de controlar el estado de carga y regular el suministro de potencia.
Por eso, no basta con quitar la antigua batería y colocar la nueva sino que es necesario sincronizarla.
 Para que nada falle, es mejor dejar la substitución en manos de profesionales.